28 abril, 2016 7 Comments Reflexiones

De tus crisis nacerán tus alas

Mariposa-Rafael-VidacSé humilde incluso cuando hablas de tus CRISIS:
lo que para ti es un infierno, para quien te escucha podría ser como unas vacaciones.

Una de las muchas cosas que me han enseñado las personas que acuden a mi consulta, es que todos experimentamos CRISIS. Constituyen un motor fundamental en nuestro crecimiento y todos nosotros, en esta Vida, crecemos.

Todos.. ¡sin excepción!

De crisis, hay de diferentes colores (de pareja, de trabajo, de salud, de amistad, de familia, existenciales, etc..) y también de diferentes “tamaños” (pequeñas, medianas, enormes y revolucionarias).

Esta segunda característica — la cuestión del tamaño — resulta especialmente subjetiva según QUIÉN sea el que experimenta dicha crisis… Y es que los humanos somos entidades complejas y únicas, con características personales y capacidades diferentes. El vaso de agua donde uno se ahoga, puede no ser demasiado problemático para otro… ¡Incluso podría resultarle un refrescante refrigerio!

Comprender esta cuestión me ha ayudado a ser mucho más humilde y comprensivo con mis propios procesos de cambio y también con los de los demás. Me ayuda a recordar que hay personas lidiando contra conflictos MUCHO peores que los míos. Pero también me sirve para comprender que esos conflictos ajenos aparentemente “pequeños”— desde el punto de vista relativo que menciono— pueden ser “enormes” para quien los está viviendo.

Por otro lado, no todos abordamos del mismo modo nuestras crisis. Dependiendo de la persona o, a veces, de las circunstancias y de la etapa vital que se esté atravesando, la capacidad para adaptarse con eficiencia a un nuevo cambio —y experimentar así el menor dolor posible — es muy variable. En general, solemos tropezar diversas veces con la misma piedra, antes de ser capaces de dejarla atrás de forma definitiva…

Resulta interesante recordar que la palabra “CRISIS” comparte raíz etimológica con la palabra “crisálida”. ¿Casualidad? Por supuesto que no. Toda crisis no es más que una enseñanza de la cual resurge un individuo con nuevas “alas”; es decir, más capaz en alguno o diversos aspectos.

Independientemente de que nos empecinemos, más o menos, en aferrarnos a los restos inservibles de nuestra crisálida, TODOS estamos destinados a dejarla atrás. Está en nuestra naturaleza el ir más allá de nuestro pasado, desplegar las alas y empezar a volar hacia nuevas alturas, alcanzando así nuevos retos y aventuras.

Así que, no lo olvides: si el problema parece muy grande, es solo porque puedes crecer aún más que él.

Rafael Vídac

Rafael Vídac

Amazon papel_peqAmazon Kindle_peq

Rafael Vídac (Barcelona, 1976) es licenciado en ingeniería superior geológica. Tras dejar el campo de la ingeniería civil se formó como terapeuta psico-corporal y coach personal, además de finalizar diversas formaciones complementarias en el campo de la psicología y la medicina natural. Desde entonces ha dedicado su vida profesional al mundo del crecimiento personal trabajando desde su consulta ubicada en el centro de Barcelona.

Actualmente compagina su trabajo con la escritura y la publicación diaria en redes sociales. Sus breves reflexiones, basadas en su profesión y en su pasión por el potencial humano, llegan diariamente a más de un millón y medio de seguidores en todo el mundo.
Rafael Vídac

Latest posts by Rafael Vídac (see all)